Elecciones en Brasil - Una pesima noticia

Sottotitolo: 
Bolsonaro  es un arquetipo del militar-político. Su obsesión es el orden y la jerarquía. El ex presidente​ Lula da Silva presentado como bandido y ladrón,

A la espera de las valoraciones que nos hagan nuestras amistades brasileñas, el resultado de las elecciones presidenciales de Brasil es una pésima noticia para este país y para América Latina. Jair Bolsonaro ha obtenido la victoria con 57 millones y medio de votantes, frente a Fernando Haddad que ha cosechado 47 millones.

El mapa electoral brasileño revela una fragmentación del país muy neta entre el nordeste del país, la parte tradicionalmente más pobre y atrasada, con mayor población afroamericana, donde el candidato del PT ha vencido con holgura, poniéndose en cabeza en el 98,7 % de todas las grandes ciudades de los Estados de esa zona, y el centro y sur del país, donde Bolsonaro ha ganado, especialmente en los Estados más ricos, más poblados y con mayor desarrollo económico, como en Rio de Janeiro y en Sao Paulo, en donde la proporción ha sido de 70 a 30, o en Santa Catarina (80/20) y Rio Grande do Sul (65/35).

El recién elegido presidente es un arquetipo del militar-político, que se contrapone claramente a su oponente, un intelectual y profesor universitario. Por el contrario Bolsonaro es un hombre que desprecia la formación cultural, acostumbrado a una forma de pensar estructurada en torno a mandatos simples y claros, frente a los cuales solo cabe obedecer y actuar, de donde su desdén por la complejidad de la diplomacia o de las decisiones económicas y políticas fundamentales. Su obsesión por el orden y la jerarquía conecta muy bien con la ansiedad securitaria de las clases medias urbanas, y ha alimentado una enorme hostilidad contra los políticos profesionales, que identifica con un estamento corrupto y parasitario.

Esta animadversión hacia lo que aquí llamaríamos la “clase política” es lo que le convierte en un personaje antisistema que le hace preferido de amplias capas populares que han sido informadas por parte de los principales medios de comunicación y por los aparatos ideológicos muy activos de las iglesias evangélicas, de la existencia de un estado generalizado de sobornos, cohechos y financiación ilegal de los partidos políticos. Pero la hostilidad hacia la política profesional se ha convertido en odio dirigido contra el Partido de los Trabajadores y el ex presidente Lula en concreto, blanco fundamental de las críticas ante su fuerte carisma y la convicción de su victoria electoral si se presentara como candidato.

El odio al PT ha constituido el eje de la campaña, y no sólo en torno a la candidatura hoy vencedora, sino en general como tema transversal que ha recorrido el debate. Un odio que se concentra en la figura de Lula da Silva que es presentado como bandido y ladrón, que podría ser liberado si ganaba Haddad, impidiendo así lo que se entiende que es su justo castigo.

El que el ex presidente hubiera sido condenado sin pruebas en un proceso inquisitorial frente al cual se han posicionado prácticamente la totalidad de las fuerzas democráticas del mundo, reivindicando su derecho en todo caso a poder presentarse como candidato, ha sido oportunamente considerado como un elemento más de la corrupción y del engaño del que es capaz el PT, en un debate nacional en el que más que considerar la situación económica y social degradada a la que el parlamento y el presidente Temer habían abocado al país con la reforma laboral y la congelación del gasto social por veinte años, el único tema de discusión era el proceso de Lula y su candidatura a la presidencia. Esta focalización ha impedido que se desarrollase un discurso sobre proyectos políticos de futuro, fuera de la reivindicación de la obra de los años de presidencia de Lula.

Desde esa perspectiva, el discurso antipetista era fundamental y quien mejor lo llevaba hasta las últimas consecuencias era Bolsonaro, que hacía explícito el odio de clase ante un trabajador metalúrgico y dirigente sindical que había sido capaz de organizar un partido político activo e implantado en todo Brasil y de crear un proyecto de nación lo suficientemente convincente como para hacerle dos veces presidente de la República y amenazar con volverlo a hacer una tercera tras el golpe de estado institucional que depuso a la presidenta Dilma Rouseff.
 
Las clases dirigentes brasileñas, que habían organizado este golpe, contemplaron que el único candidato que podía atravesar con éxito la resistencia política y social nucleada en torno al PT por distintos movimientos sociales y expresada en una fuerte movilización era ese candidato que exaltaba el golpe militar, que hacía comentarios homófobos y patriarcales, que garantizaba la seguridad a golpe de pistola y de disparo, y defendía con vehemencia terrible la putrefacción del PT prometiendo cárcel no sólo para el expresidente, sino también para Haddad y la canalla petista, y la criminalización como terroristas de los movimientos de los sin techo o los sin tierra.

El capital financiero y los grupos dominantes empresariales privados apoyaron de todas las formas posibles a su candidato, tanto con el apoyo mediático fortísimo como a través de la financiación ilegal de redes sociales con noticias falsas y contrainformación, fortaleciendo una percepción ya extendida en las clases medias de que era necesario un cambio profundo y el enterramiento civil de la izquierda. La democracia débil del periodo golpista se sustituía por una presidencia robusta que sabría utilizar los resortes represivos del poder para reforzar los privilegios de clase y la degradación de derechos que se había logrado tras el golpe y la destitución de Dilma.

El nuevo presidente solo ha hablado por el momento de respetar la Constitución – lo que es sintomático que la prensa lo destaque, pese a que debería ser algo obvio – considerándose el presidente de todos. A continuación ha añadido que ese plural se debe comprender como algo unitario: un solo pueblo, un solo himno, una sola bandera. Ya se sabe lo que esa apelación a la unidad trae aparejada, la idea del enemigo interior que quiere romper esa unidad del pueblo en torno a su líder, pero tiempo habrá para comprobarlo.

La tercera idea que ha lanzado hace referencia a la presencia de Dios. Según Bolsonaro, Dios ha estado a su lado durante toda la campaña y él se ha sentido ejecutor del plan divino. Naturalmente Dios es, con la Constitución, quien ordena en Brasil según su presidente. El fuerte apoyo de las iglesias evangélicas parece que justifica este arrebato religioso. En un país en el que la teología de la liberación fue desautorizada y perseguida por la propia Iglesia Católica durante el largo y penoso pontificado de Juan Pablo II, la fuerte inversión de mecenas integristas norteamericanos ha permitido la penetración de esta ideología religiosa de la sumisión y la servidumbre frente a lo que era la iglesia de los pobres, puesta al servicio de un proyecto de degradación de derechos colectivos y sociales.

Las medidas laborales y sociales más comprometidas ya han sido aprobadas por el Parlamento y convalidadas por los jueces, como ha sucedido con la terciarización. La presidencia de Bolsonaro amenaza ahora con la desarticulación de las expresiones organizativas de los intereses de las y los trabajadores, y de otros movimientos sociales como los sin techo o los sin tierra. También pone en riesgo directo el ecosistema con los planes de deforestación de la Amazonia.Se esperan a su vez privatizaciones importantes y la entrega al capital privado de sectores clave de la energía y del transporte.

Del plan económico general el entonces candidato no precisó nada, más allá de una referencia a la propiedad privada, la apertura al comercio internacional y el fortalecimiento de las empresas brasileñas. Tampoco ha sido muy explícito con su programa en otros sectores, como la educación, salvo que sólo se sabe que pretende situar a la familia en el centro de las enseñanzas impartidas, y en lo relativo a la política internacional, ya ha adelantado que se desligará de los apoyos a Cuba y Venezuela como países socialistas / comunistas. Ha resaltado que Trump le ha felicitado deseándole buena suerte, y a ese coro de afectuosos recuerdos se han unido una buena parte de los partidos de la derecha y ultraderecha europeos.

El movimiento espontáneo de mujeres (#EleNao) y la oposición de estas organizaciones pueden ser combatidos represivamente intentando que se diluyan y se focalicen. Es importante resistir, como ha señalado Haddad, pero es más que nunca urgente elaborar un proyecto nacional impulsado desde la izquierda que recobre el apoyo de sectores sociales democráticos alejados del espacio partidista ante los fenómenos de corrupción, y la creación por tanto de un discurso alternativo que reivindique la profundización de la democracia social como un elemento central en un diseño de futuro.

Estaremos atentos y vigilantes porque la democracia en Brasil es mucho más que un asunto interno de aquel país. Compromete toda América Latina, a Portugal y a España, como principales estados nacionales europeos que tienen una relación directa con Brasil. Y nos compromete personalmente en la defensa de la libertad y de la seguridad personal de tantas y tantos amigos de aquel país hoy más que nunca hermano y próximo.

Antonio Baylos

Catedrático de Derecho del trabajo. Universidad de Castilla-la Mancha
Co-Editor Insight.
www.baylos.blogspot.com
antonio.baylos@uclm.es

Insight - Free thinking for global social progress

Free thinking for global social progress